Miguel Diloné, el jugador más excitante del béisbol criollo en toda su historia - CLUB RD

DEL MOMENTO

Post Top Ad

Post Top Ad

Responsive Ads Here

jueves, 3 de octubre de 2019

Miguel Diloné, el jugador más excitante del béisbol criollo en toda su historia

Miguel Diloné fue el verdadero y real dueño
del play por su juego excitante.
Miguel Diloné, la Saeta Cibaeña, escribió en el béisbol dominicano las más brillantes páginas en materia de robo de bases.

Miguel Ángel Diloné Reyes no sólo fue grande en el robo de bases en las que totalizó 1,041 hurtos como profesional, sino que en su carrera de 19 años en el béisbol dominicano estableció marca de hits (875), bases robadas (395), hits sencillos (742) y carreras anotadas (496).

Diloné, es hoy por hoy uno de los pocos peloteros que gracias a su juego excitante cuando llegaba a la inicial mantenía de pie a los expectadores.

En las Grandes Ligas también dejó páginas abiertas como la de mayor cantidad de bases estafadas con menos turnos agotados, récord hoy superado, pero del que Diloné fue pionero.

En 1977 estableció una marca en la Liga Nacional al estafarse 12 bases consecutivas sin ser atrapado, jugando en esa ocasión para los Piratas de Pittsburgh.

Anulan contrato: La firma de su contrato causó un gran revuelo ya que estampó su firma con los Cardenales de San Luis, pero la National Association anuló su contrato y los Piratas de Pittsburgh obtuvieron el derecho de firmarlo como agente libre el 20 de abril de 1972.

Como marcha Diloné:
Su juego fogoso, su estilo de correr las bases y las diferentes formas como contribuía a derrotar al contrario, hizo famosa la frase: "Como marcha Diloné, marchan las Águilas".

Esa frase se hizo popular y tuvo sentencia biblíca en las temporadas de 1975, 76, 77 y 78. Con la luz verde todo el tiempo, se lanzaba a capturar la base próxima mientras los fans aplaudían su agresividad.

Durante 7 años en forma consecutiva no tuvo oposición en el encasillado de bases robadas, hasta que en la temporada de 1981-82 José "Makey" Moreno le dio un golpe de estado a la "Dictadura Diloné".

Desde su debut en 1972-73 fue pieza determinante en contribuir a que las Águilas Cibaeñas ganaran seis campeonatos, en la década del ‘70, con la nueva rivalidad del equipo mamey contra el Licey. Diloné fue el verdadero dueño del play.

Marcas irrompibles: Miguel es dueño de la marca de todos los tiempos de bases robadas en una temporada con 44 en la temporada de 1976-77. Se estafó 34 veces la segunda base y 10 la tercera. En ese gran año sólo fue sorprendido en 4 ocasiones. Le robó 17 bases a los Leones del Escogido, 16 a las Estrellas de Oriente y 11 a los Tigres del Licey. El único receptor que lo puso fuera en más de una ocasión fue Ike Hampton, del Licey en dos ocasiones,

Incidente histórico: El 28 de enero de 1977, los árbitros importados se negaron a seguir trabajando en la serie final, en protesta porque la Liga de Béisbol no sancionó a los jugadores Miguel Diloné, Omar Moreno y Alberto Lois, de las Águilas Cibaeñas. Este trío se vio envuelto el 27 de enero en un incidente con el árbitro de segunda base después que Lois salió al robo y el siguiente bateador falló con un elevado al jardín central. Al producirse el batazo el corredor pensó que Cesarín Gerónimo no tenía chance de atrapar la bola y pasó por segunda, al darse cuenta que Gerónimo tenía dominio de la pelota se devolvió a la inicial sin repisar la intermedia. Gerónimo lanzó a la segunda y los jugadores del Licey reclamaron que no había repisado y fue cantado out. Esta decisión motivó una airada protesta en la que hubo contacto físico y fueron expulsados.

Al día siguiente Diloné, Lois y Moreno estaban en la alineación de las Águilas, debido a que la Liga no los sancionó, lo que motivó una protesta de los árbitros Derry Cousin, Bill Lawson y Fred Bracklander, negándose a seguir trabajando.

Ante la negativa de los árbitros importados de trabajar porque no se sancionaron a los jugadores de las Águilas, el presidente de la Liga, el doctor Quirico Elpidio Pérez, amparándose en el artículo 57 de las bases del torneo, decidió utilizar árbitros criollos.

Con Lucas Gómez de árbitro principal, a las 9:15 pm salieron al terreno Francisco Javier Martínez, Pedro Bussi, Eduardo Durán, Rafael Uribe y Víctor Angeles. El cuarto encuentro, el 28 de enero en el estadio Cibao, las Águilas se impusieron 5 por 3 a los Tigres ante 14,080 aficionados. Miguel Diloné y Rafael Pérez encabezaron el ataque bateando de 4-2, con dos remolcadas cada uno.


Por Bienvenido Rojas

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Responsive Ads Here